miércoles, 11 de marzo de 2009

ZAPATERO VS AZNAR: Jose Mª Aznar

Aunque es inevitable que tenga mi propia tendencia política , voy a intentar hacer un balance personal y político sobre la vida política que han tenido nuestros dos últimos presidentes del gobierno (uno de ellos, Zapatero , aún en el cargo) . Intentaré ser imparcial y para ello lo mejor es ver que es lo que dicen de ellos en internet , buscaré los resultados y los expondré en el blog , yo creo que ambos han hecho cosas buenas y cosas malas pero (y es aquí donde se ve mi tendencia política) con Zapatero las cosas están peor que nunca.

Y ahora veremos que cuentan de ellos por "la nube": la primera entrada es para….

JOSE Mª AZNAR

Ha sido el cuarto Presidente del Gobierno de España del periodo democrático iniciado con la Constitución de 1978, en las legislaturas comprendidas entre el 5 de mayo de 1996 y el 17 de abril de 2004, por el Partido Popular, en la Historia de España.

Casado, con tres hijos, es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid.

En la actualidad preside la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), entidad sin ánimo de lucro creada el 11 de noviembre de 2002 a partir de la fusión de cinco fundaciones vinculadas al Partido Popular.

Nieto de Manuel Aznar Zubigaray, periodista, político y diplomático navarro e hijo de Manuel Aznar Acedo, falangista y oficial del Ejército nacional que durante la dictadura de Franco ocupó diversos cargos en organismos de radiodifusión y propaganda.

Durante su juventud, militó en el Frente de Estudiantes Sindicalistas (FES), sindicato estudiantil que fue embrión de Falange Española Independiente (FE (I)). Aznar fue uno de los muchos responsables del FES que dirigieron una actitud crítica hacia el franquismo postrero y su fachada política, el Movimiento Nacional, y que reivindicaban el pensamiento original del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera. Esta afiliación juvenil dejó paso a un pensamiento demócrata conservador.

Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense (1975) y funcionario de Hacienda como Inspector de Finanzas del Estado (1976), inició una temprana dedicación a la política en el partido conservador Alianza Popular (desde 1989, Partido Popular). En 1977 contrajo matrimonio con Ana Botella Serrano.

Fue elegido diputado por Ávila en 1982 y 1986, y en 1987 se convirtió en presidente de la Junta de Castilla y León. Vicepresidente de su partido desde enero de 1989, en septiembre siguiente dimitió de su puesto al frente del ejecutivo castellano-leonés al haber sido designado candidato a la presidencia del Gobierno para las elecciones generales del 29 de octubre de 1989, en las que fue elegido diputado por Madrid. El Partido Popular emergió de éstas consolidado como la principal fuerza de oposición.

De nuevo fue candidato a la jefatura del ejecutivo en los comicios del 6 de junio de 1993. El 19 de abril de 1995, siendo jefe de la oposición, fue víctima de un atentado de ETA, del que salió ileso gracias al blindaje de su vehículo, un Audi V8. En las elecciones generales del 3 de marzo de 1996, su partido se convirtió en el principal partido del hemiciclo, aunque sin obtener mayoría absoluta en la cámara (156 diputados sobre un total de 350). Tras prolongadas negociaciones con las principales formaciones nacionalistas de Cataluña (CiU), el País Vasco (PNV) y Canarias (CC), logró el respaldo de las mismas en la sesión de investidura el 4 de mayo de 1996, por lo que al día siguiente juró el cargo como nuevo presidente del Gobierno de España.

Primera Legislatura

En la primera legislatura de Aznar su gobierno solo obtuvo mayoría simple por lo que debió contar para su investidura con los partidos nacionalistas catalanes CIU y vascos PNV y de su partido isleño afín Coalición Canaria, lo que lo obligaba a consensuar con estos grupos las medidas de gobierno.

Su política estuvo dominada por una exitosa agenda económica, favorecida por la bonanza internacional, con ajustes presupuestarios para lograr el déficit cero, y con el objetivo de cumplir los criterios de convergencia con el euro. Bajo su gobierno, la economía española mostró una fuerza considerable al crecer más rápido que la de muchos otros países europeos, recuperándose definitivamente de la crisis iniciada en 1993. Se redujo el desempleo (de más del 20% en 1996 a cerca del 11% en 2003), se mantuvo la inflación dentro de los márgenes marcados por la Unión Europea y se sanearon las cuentas públicas por primera vez desde el regreso de la democracia en España. Siguiendo las ideas liberales económicas con las que había llegado al poder, parte de ese crecimiento económico se logró mediante la privatización de ciertos servicios públicos.

Entre 1996 y 1999 se procedió a la plena integración de España en la estructura militar de la OTAN y en la Unión Europea. España alcanza una gran proyección internacional.

Respecto a la política antiterrorista, su gobierno se debió enfrentar a los atentados cometidos por ETA, al secuestro y posterior asesinato del concejal popular Miguel Ángel Blanco y de políticos del PSOE, y a los secuestros de José Antonio Ortega Lara y Cosme Delclaux.

En 1998 ETA declaró una tregua. Durante esa tregua, el Presidente ordenó contactos con el que denominó Movimiento Vasco de Liberación, teniendo una primera reunión en Zúrich y modificando su política de dispersión de los terroristas, acercando al País Vasco a 135 presos. Sin embargo, las conversaciones fracasan y ETA rompe la que fue llamada la "tregua-trampa" por Mayor Oreja, por entonces Ministro del Interior. El ministro había desconfiado de la tregua, sosteniendo que era sólo la adquisición de un tiempo para poder recuperar la infraestructura que venía perdiendo debido a la fuerte persecución policial.

En 1999 el Euro fue introducido en España (primera cagada de Aznar), pese al temor años atrás que España no lograría cumplir las políticas de convergencia introducidas por la Unión Europea. Esto fue considerado un importante éxito por Aznar y su gobierno. El PP también consideró como éxito la continua bajada del paro (aunque seguía siendo el más alto de la UE).

A pesar de estos éxitos, el gobierno no pudo cumplir todas sus promesas. A finales de 1999 se reveló que el número de funcionarios de alto rango se había incrementado en un 15% desde el pasado año, pese a que el PP pretendía eliminar parte de la burocracia.

Segunda Legislatura

En la segunda legislatura de Aznar, el Partido Popular fue la fuerza más votada en las elecciones generales. Consiguió la mayoría absoluta en ambas cámaras, por lo que no tuvo que pactar con los partidos nacionalistas, como había hecho en 1996 y pudo desarrollar su política sin interferencias externas.

El propio Aznar hizo famosa su expresión, muchas veces repetida, "España va bien" enorgulleciéndose así del éxito económico conseguido por su gobierno. No obstante, algunos sectores de la oposición defendieron que las bases económicas ya habían sido anteriormente sentadas por la gestión de Pedro Solbes en el último gobierno de Felipe González y que la bonanza no afectaba al bolsillo de los ciudadanos si no todo lo contrario.

La legislatura se caracterizó por las reformas económicas, una bajada en los impuestos directos y una importante creación de empleo, que ascendió a los cinco millones de puestos de trabajo entre 1996 y 2004, muchos de ellos temporales y precarios.

Sin embargo, esta situación no quedaría exenta de críticas. Los sindicatos se quejaban de que el empleo se estaba haciendo precario a causa de la flexibilidad laboral de los llamados «contratos basura», y de la moderación salarial. Era una política basada por tanto en la teoría de que con menos costes para los empresarios a la hora de efectuar contratos y despidos se agilizaría la creación de empleo. El resultado negativo fue una mayor precariedad en el trabajo. El positivo fue efectivamente una disminución del índice de paro (creación de cinco millones de puestos de trabajo, sumando las dos legislaturas). Para un ciudadano de clase media gran cantidad de bienes de consumo habitual subían, lo cual interpretaban los sindicatos como un aumento de la diferencia entre clases y de la perdida de poder adquisitivo generalizada. La situación se agudizó con la llegada del euro. Las subidas de precios se hicieron patentes (como en el resto de países europeos). Ese mismo año el gobierno decidió cambiar la manera de contabilizar el índice de inflación, adecuándose a las normas europeas, con lo que los datos reflejados desembocaron en una pérdida de poder adquisitivo de la mayoría de pensiones fijas así como del salario mínimo interprofesional y muchos otras percepciones sujetas a baremo estatal. Las previsiones de inflación de Rodrigo Rato no se cumplían.

A partir de 2002, se produjo un gran desgaste del Gobierno, debido a una gran agitación política y social en torno a ciertas cuestiones: la conflictividad laboral, incluyendo una huelga general en 2002, el decreto de reforma universitaria (LOU), la aplicación del Plan Hidrológico Nacional (PHN), la gestión del accidente del petrolero Prestige (que provocó una marea negra en las costas gallegas y cantábricas), y el apoyo a la invasión de Iraq de 2003, a pesar de la importante movilización ciudadana en contra de la intervención armada.

El entonces presidente del Gobierno, secundó a Colin Powell, jefe de la diplomacia norteamericana, al declarar que en Iraq existían armas de destrucción masiva, en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El 16 de marzo de 2003 al presentar sus conclusiones después de la Cumbre de las Azores con el presidente estadounidense, George W. Bush, y el ex-presidente del Reino Unido Tony Blair, Aznar afirmó que "No hemos venido a las Azores a hacer una declaración de guerra", refiriéndose a la Guerra de Irak.

No obstante, tres semanas antes, el 22 de febrero, el presidente Bush le había informado en el rancho de Crawford de que "En dos semanas estaremos militarmente listos. Estaremos en Bagdad a finales de marzo". Las actas de dicha reunión indican que las negociaciones en torno a las resoluciones de la ONU eran una pantalla de humo. "La resolución estará hecha a la medida de lo que pueda ayudarte. Me da un poco lo mismo el contenido", le dijo el presidente Bush a Aznar, que necesitaba argumentos para contener la presión de la opinión pública española.

José Manuel Durão Barroso, anfitrión de la Cumbre, subraya que Aznar fue el que más pidió la cumbre previa a la guerra de Irak. En relación con las armas de destrucción masiva señala que se facilitaron "documentos en ese sentido", y afirma: "yo los vi, los tuve delante y decían que había armas de destrucción masiva en Irak. Eso no correspondía a la verdad".[10] La cumbre de las Azores fue menos un ultimátum a Sadam Husein que una advertencia a la ONU, que fue calificada de "irrelevante".La segunda resolución nunca llegó a someterse a votación: tres días después, el 19 de marzo de 2003 se iniciaba la Invasión de Iraq.

A pesar de tener a todos los demás partidos políticos y a más del 90% de los ciudadanos en su contra el gobierno de Aznar apoyó la invasión de Iraq. Se estima que en España se manifestaron alrededor de ocho millones de personas.

La mayoría de estos problemas eran sistemáticamente achacados por la oposición a una falta de diálogo con el resto de las fuerzas políticas. (Hecho rechazado diversas veces por miembros del gobierno que señalaron que Aznar intervino un total de 395 veces en el Parlamento en sus ocho años de presidente, muchas más que 91 de los 13 años de Felipe González[13] y el gobierno de Aznar contestó a 157 preguntas en Pleno, muchas más que otros presidentes en otras legislaturas, aunque en pocas de ellas se llegaba a consensos o acuerdos).

Tres días antes de las elecciones generales de 2004, tuvieron lugar los atentados terroristas conocidos como 11-M, en los que murieron 191 personas, y que su gobierno atribuyó inicialmente a ETA. En su declaración pública de la tarde del 11 de marzo, Aznar no mencionó a la banda por su nombre, aunque se refirió inequívocamente a ella. Todos los representantes políticos como José Luis Rodríguez Zapatero o el lehendakari Juan José Ibarretxe que realizaron declaraciones minutos después del atentado, coincidieron plenamente con esta valoración inicial (ver Reacciones políticas a los atentados del 11 de marzo de 2004), aunque sólo el Gobierno mantuvo durante días (e incluso, el PP, durante años) esta hipótesis.

Fuentes próximas a ETA y portavoces habituales de la banda negaron que fuera ETA la autora del atentado. El propio Aznar llama a los directores de los principales periódicos nacionales a la una de la tarde del día 11 para transmitirles su absoluto convencimiento de que ETA es la autora de la masacre.

Tras las primeras investigaciones policiales y de los servicios secretos, algunos medios de comunicación internacionales y nacionales, así como algunos servicios secretos extranjeros, empezaron a dar por más probable la autoría de algún grupo terrorista islamista. El gobierno anunció en la tarde del día 11 la apertura de una segunda línea de investigación aunque insistió en que la principal hipótesis es que había sido ETA. Los representantes políticos de la oposición fueron desmarcándose de estas posiciones, decantándose por la autoría de Al-Qaeda dejando al gobierno solo en su tesis. En un principio miembros del gobierno descalificaron las versiones que atribuían la matanza al grupo islamista, pero el mismo día 11 las admitieron como posibles aun insistiendo en la hipótesis de ETA como primera y fundamental teoría. La Ministra de Exteriores, Ana de Palacio comunicó a los cónsules y diplomáticos españoles que difundieran la tesis de ETA en el exterior. Incluso logró una condena explícita a ETA por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

A pesar de todo, la manifestación celebrada ese mismo día para condenar los atentados hacía solo alusión a ETA. El gobierno mantuvo como prioritaria esa tesis hasta el día antes de las elecciones, aunque ya desde el viernes 12 de Marzo el Ministro de Interior Ángel Acebes señaló que no sólo se investigaba a ETA y que no se descartaban otras posibilidades, aunque la línea prioritaria era ETA. El propio Ministro anunció el sábado 13 de Marzo las primeras detenciones que fueron relacionadas con terrorismo islámico.

La gestión de la brutal masacre terrorista fue criticada por la oposición y por varios medios de comunicación. La repulsa por la masacre terrorista llevó a millones de personas a salir a la calle (novecientas mil personas en Valencia, cerca de dos millones trescientas mil en Madrid y aproximadamente un millón y medio en Barcelona, haciendo de éstas las manifestaciones más multitudinarias desde las de protesta contra la guerra durante 2003), durante la jornada de reflexión, el 13 de marzo se produjeron movilizaciones contra el gobierno del PP delante de sus sedes que fueron convocadas a través de mensajes SMS.

También durante la jornada de reflexión, el responsable de la estrategia electoral del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, acusó al gobierno de mentir. Tras estos hechos el Partido Popular denunció lo que consideró un acoso mediático. Ese mismo día la policía detuvo a tres marroquíes y dos hindúes, como sospechosos del atentado, todos ellos menos uno de los marroquíes puestos en libertad a las pocas semanas.

El día 14 el PP fue derrotado por el PSOE en unas elecciones con la participación más alta hasta el momento en unas elecciones generales. La prensa internacional coincidía en resaltar el fuerte impacto sobre los resultados de los atentados de Madrid. No obstante, según una encuesta del Instituto Opina para la Cadena SER, sólo el 8% de los votantes cambiaron el sentido de su voto por la gestión que el PP hizo de los atentados del 11-M, y más del 60% de los ciudadanos creía que Aznar era el mayor responsable de la derrota del PP. Al conocerse los altos niveles de participación (77,2%), el dato fue interpretado por todas las formaciones políticas como un mal presagio para el PP, dando por sentado que la movilización del voto beneficiaría al PSOE.

Resumen de recorrido político

  • Política de déficit cero.
  • Política de privatización de empresas y servicios públicos.
  • Adaptación a los criterios económicos de Maastricht para la incorporación de España al Euro.
  • Defensa de la Constitución española de 1978 tal como está redactada actualmente, oponiéndose a cualquier reforma.
  • Elaboración del Plan Hidrológico Nacional, cuyo punto más importante y polémico fue el proyecto de un gran trasvase de la cuenca del Ebro a la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería.
  • Ley de Extranjería de España (Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social) y sus reformas posteriores.
  • Ley Orgánica de Calidad de la Educación, también conocida por sus siglas LOCE (Ley Orgánica 10/2002, de 23 de diciembre, de Calidad de la Educación), derogada por la Ley Orgánica de Educación de España (Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación).
  • Tensas relaciones con Marruecos por motivos de:
    Inmigración ilegal.
    Sáhara Occidental.
    Reafirmación de la soberanía española de las ciudades de Ceuta y Melilla.
    Desalojo por medios militares de la ocupación parte de Marruecos del islote Isla Perejil y reacción.
  • Ilegalización de Batasuna, brazo político de la banda terrorista ETA, y su reconocimiento como organización terrorista por los principales organismos internacionales.
  • Envío de tropas a Irak y Afganistán.
  • lexibilización del mercado laboral.
  • Logros:
    Gaseoductos directos Argelia-España, evitando la dependencia energética de Rusia. Pasando a depender principalmente de Argelia.
    Primer superávit de las arcas públicas desde 1968, puesto en duda por el Gobierno posterior. La página oficial de Eurostat (oficina estadística de la Unión Europea) indica que no hubo superávit en España hasta 2005, año en el que ya no gobernaba Aznar.

2 comentarios:

Geli dijo...

Fantástico resumen político y económico de Jose Mª Aznar durante su mandato como Presidente de España. Tengo que decir que yo soy una fan incondicional de Aznar, sé por supuesto, que durante sus años como Presidente cometió errores, pero también hizo muchas cosas bien,(para mi la mayoría). Me encanta como político y como persona, me gustaría muchísimo que volviera a la política española a luchar contra Zpetardo, su grupito de inútiles ministrillos y todos los titiriteros sociatas que lo único que hacen es chupar del bote a base de subvenciones que pagamos todos los españoles.

Akiranuse dijo...

GELI, veo muy dificil que Aznar vuelva , sobre todo después de ver con sus propios ojos que puede vivir en otro país con un talento reconocido y merecido sin que por ello le llamen "asesino". Gracias por tu aporte.