lunes, 10 de agosto de 2009

Indiana Jones , cine de aventuras

image

Durante el rodaje de El Imperio Contraataca, Lawrence Kasdan contó a Harrison Ford el argumento de En busca del Arca Perdida (Raiders of the Lost Ark), que pretendían llevar al cine George Lucas y Steven Spielberg, con dirección del segundo y guión del mencionado Kasdan. En realidad era un proyecto que George Lucas tenía desde 1971. Pero no es hasta mayo de 1977 cuando Lucas, durante unas vacaciones en Hawai y mientras esperaba el estreno de La Guerra de las Galaxias (Star Wars), comenta la idea del film a Steven Spielberg, descansando a su vez del rodaje de Encuentros en la Tercera Fase. El personaje se llama Henry Jones Jr. (en un principio su apellido era Smith, pero Spielberg lo cambió en una de las revisiones de guión), arqueólogo de profesión y buscador de tesoros perdidos, que se encuentran la mayoría de las veces en manos demasiado codiciosas. El Doctor Jones tenía de apodo Indiana, que era el nombre del pastor alemán de George Lucas.

Charlton Heston en El secreto de los IncasLos modelos en los que estaba pensando Lucas para su personaje eran el Harry Steele encarnado por Charlton Heston en El secreto de los Incas (Jerry Hoper, 1954) y los viejos seriales de televisión de los años 40 y 50, como Spy Smasher, Mashed Marvel, Perils of Nyoka o Secret Service in the Darkest África. Todos estos seriales hacían hincapié en la doble vida de un hombre aparentemente ordinario que en realidad estaba casado con la aventura, ya fuera un tesoro que descubrir o los planes de los nazis para hacerse con el poder en cualquier parte, aunque siempre fueran parajes exóticos.

Bocetos de Jim SterankoSteven Spielberg, que era un admirador de las películas de James Bond, que quedó encantado con la idea de este nuevo héroe de acción, pero el proyecto fue aparcado porque Lucas ya estaba inmerso en la preproducción de El imperio contraataca, y Steven Spielberg se disponía a rodar 1941. Aun así, Lucas escribió una sinopsis de la historia con la ayuda de Philip Kaufman, (director de Sol naciente, entre otras). Finalmente fue Lawrence Kasdan quien se encargó del guión, justo después de terminar el de El Imperio Contraataca. El fracaso de 1941, hizo que George Lucas convenciera  al Rey Midas de Hollywood para dirigir el film. Jim Steranko, creador del cómic Nick Furia, hizo los bocetos de Indiana Jones, con su látigo, su sombrero y ropa de campaña. La LucasFilm se puso en marcha para preparar el rodaje. Sólo faltaba lo más importante: ¿Quién iba a ser Indiana Jones?.

Humphrey Bogart en el Tesoro de Sierra MadreSpielbeg y Lucas pensaban que el actor elegido debía ser una mezcla del Errol Flynn romántico y cínico de El burlador de Castilla y el Humphrey Bogart malvado, duro y con barba de tres días de El tesoro de Sierra Madre. Semejante cóctel no estaba al alcance de ningún actor conocido, o al menos eso pensaron ellos, y además no querían dar al rostro de Indy, a un actor muy conocido. De modo que durante seis meses se organizaron castings para dar con la posible futura nueva estrella de Hollywood.

Tom Selleck con SpielbergDecepción tras decepción y acuciados por el cercano comienzo del rodaje, propusieron a Tom Selleck,  para interpretar a Indiana Jones, hizo algunas escenas de pruebas y según Steven Spielberg, haciendo la prueba a la perfección, pero la existencia de un compromiso recién firmado para ser el protagonista de la serie televisiva Magnum P.I., hizo que Selleck tuviera que abandonar el proyecto. "Entonces una noche (recuerda Spielberg viendo en un pase privado, antes de su estreno, El imperio contraataca), supe que Harrison Ford podía ser un excelente Indiana Jones. Llamé a George Lucas diciéndole que habíamos tenido todo el tiempo al protagonista delante de nuestras narices y me dijo: "Lo sé, es Harrison Ford". Habíamos tenido la misma idea".

INDIANA JONES : EN BUSCA DEL ARCA PERDIDA

La película se llamaría finalmente Raiders of the Lost Ark (1981), que en España sería simplificado a En busca del Arca Perdida, tiñendo de matices proustianos lo que, en el inglés original, es casi una declaración de principios, pues Indiana Jones y sus amigos y enemigos parten de la gloriosa tradición del anti-héroe. Todos son unos "saqueadores" (que eso, y no otra cosa, significa la palabra) quienes, en una carrera cruel y despiadada, luchan entre sí por apoderarse del Arca de la Alianza.

El 15 de mayo de 1980, es decir, seis días antes del estreno en Estados Unidos de El imperio contraataca, se inició en los estudios Elstree de Londres el rodaje de En busca del arca perdida. Harrison Ford, pese a las prisas, aún había tenido tiempo de estudiar con George Lucas y Steven Spielberg el personaje: "Tenía necesidad de saber algo del periodo histórico, los años treinta, en que transcurre la película. También, y por primera vez en mi vida, me interesé por la arqueología y por los conocimientos que de esa ciencia se tenían entonces". Tal y como se podría prever de una película clásica de aventuras, los exteriores del film se rodaron en lugares tan exóticos como la selva andina del Perú, el Sahara tunecino, las islas Hawai y Francia.

Harrison Ford es Indiana JonesEl 12 de julio de 1981 se estrenó en Estados Unidos En busca del arca perdida. Su éxito fue fulminante en todo el mundo. Más que recuperar el cine de aventuras, el film de Spielberg marcó las directrices de un nuevo tipo de héroe que parecía reflejar el optimismo capitalista de la era Reagan. Las dudas metafísicas se aparcaban definitivamente y se reivindicaba la masculinidad y la seguridad arrojada del hombre de los 80. Harrison Ford fue el portaestandarte de este triunfal regreso del Hombre, que tuvo una a menudo espesa continuación en las demostraciones de testosterona de Arnold Schwarzenegger, o Sylvester Stalone. Todos ellos implacables, duros, violentos, pero sin el sentido del humor y el encanto que Harrison Ford, mucho mejor que todos ellos juntos, supo imprimir a su estereotipo de héroe contemporáneo. "Nunca se puede detener a un tipo como James Bond" –dijo Steven Spielberg-, pero sí a Indiana Jones. Su vulnerabilidad hace que  el público se identifique con él. Y es a Harrison Ford a quien se le debe el mérito de esa orientación del personaje. Indiana Jones no se toma jamás en serio, como los demás héroes. Gracias a este sentido del humor, Indy no ha de disimular ni enmascararse cuando algo sale mal. "No pasa Nada". Pero fue Harrison Ford quien resumió en una frase lo que de verdad significa el encarnar al personaje creado por George Lucas: "Interpretar a Indiana Jones es divertido. Es el sueño de cualquier niño".

“En busca del arca perdida” fue nominada para ocho Oscars, incluidos los de mejor película y mejor director. Recibió cinco premios bien merecidos en los apartados técnicos del film (sonido, montaje, montaje de los efectos de sonido, decorados y efectos visuales). Nadie hubiera puesto un pero si también Steven Spielberg y la película se hubieran llevado el Oscar; sin embargo ya se sabe que los films de género no son del agrado de los miembros de la Academia de Hollywood.

image

Indiana Jones y el Templo Maldito

El 14 de marzo de 1983 en un juzgado de Santa Mónica (California) Harrison Ford se casa, casi en secreto, con Melissa Mathison, que entonces saboreaba intensamente el éxito de E.T., que, como sabemos, era un guión suyo. Ni Harrison ni Melissa tuvieron mucho tiempo para disfrutar de su luna de miel porque ya estaba en marcha la prepoducción de Indiana Jones and the Temple of Doom (1984), fugazmente anunciada en nuestro país como "Indiana Jones y el templo de la muerte", aunque sería estrenada con la menos ominosa nomenclatura de Indiana Jones y el templo maldito, una continuación de las aventuras del arqueólogo que, naturalmente sería dirigida por Spielberg, producida por George Lucas y con un equipo técnico similar al de En busca del Arca Perdida. Con Kasdan ya absolutamente dedicado a la dirección de sus propios guiones, Spielberg y Lucas confiaron al matrimonio de guionistas formado por William Huyck y Gloria Katz la redacción de las nuevas hazañas de Indiana Jones.

Michael Douglas y Kathleen TurnerEl éxito de En busca del arca perdida motivó que surgieran films de aventuras y modelos de héroe aventurero que intentaban infructuosamente emular la película de Spielberg y el magnífico trabajo de Harrison Ford como Indiana Jones. Así se rodaron, entre otros y en muy poco tiempo, La gran rula hacia China (1982), de Brian Hutton, con un Ton Selleck que se le estaba cayendo el bigote de tanto tirarse de él por no haber aceptado protagonizar En busca del Arca Perdida; o también Tras el corazón verde (1983), de Robert Zemeckis, con Michael Douglas y Kathleen Turner de protagonistas.

Situada un año antes que la anterior entrega, Indiana Jones y el templo maldito ha sido definida como "una aventura en el camino". En efecto, no hay aquí una misión de búsqueda como en Raiders, ni la responsabilidad o el encargo de localizar padres perdidos o tesoros místicos de la siguiente trama, sino un tropezón continuo que llega a otro, hasta culminar en la frase "aún queda mucho camino hasta Delhi".

El rodaje de Indiana Jones y el templo maldito transcurrió entre Sri Lanka, Macao, China, India, California y los habituales estudios Elstree de Londres, donde se rodó el grueso de la filmación. La heroína que acompañó a Harrison Ford en la película fue Kate Capshaw, una actriz sin duda más escultural que la también resultona Karan Allen de En busca del arca perdida. Si Karen Allen interpretaba a Marion Ravenwood con un convencimiento casi masculino, tratando a los hombres de igual a igual, Kate Capshaw presenta a un personaje egoísta, miedoso y frágil, francamente divertido y, sobre todo, muy sexy. Los encantos de Capshaw fueron muy evidentes para Steven Spielberg , que terminó casándose con ella. Un elemento importante en Indiana Jones y el templo maldito es la inclusión de un niño, Tapón, de rasgos orientales que acompaña a Indy en sus aventuras asiáticas , pues es en una remota aldea de la India donde está ambientada la película. El elegido para el papel fue Ke Huy Quan, un refugiado vietnamita que vivía en los Angeles.

Ford, Lucas, Spielberg y Capshaw en momento relax

Estos son los acompañantes de Indiana Jones/Harrison Ford en un film que tiene una presentación tan espectacular o más que la de En busca del arca perdida. En un night-club de Shangai llamado Obi Wan (el rastro de La guerra de las galaxias siempre estará en la trilogía) actúa Willie Scott (Kate Capshaw), una cantante norteamericana que entona el Anything Goes, de Cole Porter, arropada por un espectacular grupo de bailarinas. El doctor Jones hace su irrupción en el local, con un smoking más propio de alguien acostumbrado al lujo y a la depravación, James Bond, que una camisa más sudada que un calcetín. Pero a Harrison  Ford, como a Sean Connery, le sientan bien los trajes y la buena vida.

INDIANA JONES Y LA ÚLTIMA CRUZADA

El próximo destino de Harrison Ford lo sabía desde hacía tiempo. Un tal Steven Spielberg había aprobado las localizaciones propuestas en España (en el desierto de Almería). El guión, debído a Jeffrey Boam (La zona muerta, de David Cronenberg), tenía las suficientes novedades como para estar seguros de que fuera una historia interesante. El presupuesto del film (30 millones de dólares) prometía contribuir a igualar, al menos, la espectacularidad de las dos anteriores películas. Porque…  Indiana Jones estaba de vuelta y ahora venía con su papá.

"España tiene el mejor plató del mundo para Hollywood", dijo Spielberg, poco antes de iniciar el rodaje. Pero, desgraciadamente, esta autorizada opinión no repercutió en un masivo aumento de las producciones de Hollywood filmadas en territorio Español. Precisamente en Almería comenzó el rodaje del film el 16 de mayo de 1988. Indiana Jones y la Última Cruzada (Indiana Jones and the Last Crusade, 1989) pretendía ser la más ambiciosa de las películas sobre Indiana Jones, al tiempo que Spielberg intentaba recuperar el espíritu de En busca del Arca Perdida, pues Indiana Jones en el templo maldito supuso un excesivo alejamiento de lo que quería George Lucas al idear el héroe por antonomasia del cine moderno.

Steven y River PhoenixQuizá allanando el camino para futuros proyectos que vendrían, la entradilla del principio de la película se remontaría a los tiempos de un juvenil Indiana, aquí interpretado con pasmosa habilidad por quien sin duda fue el mejor actor de su generación, River Phoenix, capaz de calcar todos los gestos y manierismos de Harrison Ford en su breve encarnación del personaje como juvenil boy-scout muy modesto ("se han perdido todos menos yo") a las continuas broncas con papá Henry por llamarlo "Junior", la película acaba por revelar el guiño que sólo los cinéfilos conocían: "Indiana" se llama así en honor al perro mala mute de George Lucas (y que inspiró también a Chewbacca).

Harrison Ford iba a tener esta vez la ayuda de Sean Connery, un actor con el que, indirectamente, guardaba muchos puntos en común. Como ya sabemos, Spielberg siempre ha sido un admirador de la serie Bond y de Sean Connery, el mejor 007 de todos los tiempos y una gran estrella del cine de Hollywood, que se ha mantenido en la cima desde que en 1962 interpretara Agente 007 contra el doctor No, de Terence Young. En 1988, Sean Connery acababa de recibir un merecido Oscar al mejor actor secundario por Los Intocables de Elliot Ness, de Brian DePalma. El cometido de Connery en Indiana Jones y la última cruzada sería el del Doctor Henry Jones, padre de Indiana y reconocida eminencia en el campo de la literatura medieval, que ha estado toda su vida obsesionado con un objeto de no menos resonancia bíblica que el Arca de la alianza de la primera película de la serie. Para Indiana Jones y la última cruzada también se recuperaba a Denholm Elliott, en el papel de Marcus Brody, el director de la facultad donde da clases Indiana Jones y su padre Henry Jones. Con la aparición de Elliot y también la de Sallah, interpretado por John Rhys-Davies, se quería completar la mencionada vuelta a las raíces que esta tercera parte quería suponer.

image La gran baza de esta nueva película está en la química desarrollada entre Harrison Ford y Sean Connery, cerrando sin duda el círculo que faltaba para reconocer que el arqueólogo aventurero era hijo natural de James Bond. Entre los dos existe esa chispa tan difícil de alcanzar en una relación cinematográfica (Spielberg remite a Paul Newman y Robert Redford en Dos hombres y un destino o El golpe para definir la relación entre Connery y Ford.). Ambos son tercos, obstinados y pretenciosos. Connery es un cabezota escocés y Ford un cabezota americano. El viejo tema del enfrentamiento padre e hijo casi supondría el centro de la película, si no estuviera sazonada de trepidantes aventuras que alivian, la parte emocional de la historia.

Mención aparte merece la chica de la película, la doctora Elsa Schneider, interpretada por la bella irlandesa Alison Doody. La rubia austríaca que encarna será una mujer dura, diametralmente opuesta de Willie Scott (aunque también Indy tenga que rescatarla alguna que otra vez), y más en la línea de la dureza de Marion Ravenwood. La gran innovación es que la doctora Schneider es una prolongación de René Belloq, una arqueóloga vendida al sistema nazi para conseguir sus propios fines y que, al contrario de Indy, será incapaz de decidir entre su vida y su ambición en las escenas finales.

Este film encantador se estrenó en mayo de 1989 y recaudó una cantidad muy parecida a la de En busca del Arca Perdida, unos 15.000 millones de pesetas, sólo en Estados Unidos. Un único Oscar a los mejores efectos de sonido fue el pobre bagaje que logró una película que merecía mucho más. Era, de cualquier modo, la confirmación plena de un héroe que había sabido como ninguno en los años 80 llegar al corazón de millones de personas en todo el mundo.

INDIANA JONES Y EL REINO DE LA CALAVERA DE CRISTAL

image La última aventura de Indiana Jones empieza en el desierto del suroeste Estados Unidos en 1957, en plena Guerra Fría. Indy y su amigo Mac (Ray Winstone) acabar de escapar por los pelos de las garras de unos infames agentes soviéticos en un remoto aeropuerto.

El profesor Jones regresa a casa y se entera de que las cosas van de mal en peor. Su mejor amigo, el decano de la Universidad (Jim Broadbent), le dice que muchos sospechan de las últimas actuaciones de Indy y que el gobierno presiona a la Universidad para que le despidan. Indiana, a punto de irse, conoce a un joven rebelde llamado Mutt (Shia LaBeouf), que le propone un trato. Si el arqueólogo le ayuda a resolver un problema personal, podría hacer uno de los descubrimientos más espectaculares de la historia; se trata de la Calavera de Cristal de Akator, un objeto legendario que despierta la fascinación, la superstición y el miedo.

Indy y Mutt viajan al rincón más perdido de Perú, tierra de antiguas tumbas, exploradores olvidados y rumores de una ciudad de oro. Pero no tardan en descubrir que no están solos; los agentes soviéticos también quieren apoderarse de la Calavera de Cristal. Los miembros de una unidad militar de élite, dirigidos por la fría, calculadora y letalmente bella Irina Spalko (Cate Blanchett), quieren apoderarse de la Calavera, convencidos de que ayudará a los soviéticos a dominar el mundo... si consiguen descifrar su secreto.

Indy y Mutt deberán despistar a los despiadados soviéticos, seguir la pista de un misterio insondable, sortear a enemigos y amigos dudosos y, sobre todo, impedir que la Calavera de Cristal caiga en las manos equivocadas.

Fuente:   Indiana Jones “Comunidad Fan Española”

Recomiendo encarecidamente visitar la página “Comunidad fan Española de Indiana Jones” donde encontraréis más novedades e información muy útil del famoso arqueólogo. Desde Akiranuse agradezco toda la información de Indiana Jones prestada a mi blog.

0 comentarios: