martes, 10 de noviembre de 2009

Muertes curiosas y extrañas

image

1. En el año 458 AC, el afamado escritor griego Esquilo murió cuando un águila dejó caer sobre él una tortuga de gran tamaño, confundiendo su cabeza calva con una piedra. El ave tenía la intención de romper el caparazón del animal para poder comer su carne.

2. George Plantagenet, duque de Clarence, era un miembro de la familia real británica que pasó a la historia como personaje de la obra Ricardo III de William Shakespeare. Según documentos de la época, para ejecutarlo fue ahogado en un barril de vino, en 1478. Se dice que podría haber sido una broma de los verdugos, que conocían su fama de bebedor.

3. Francois Vatel, chef de Luis XIV, se suicidó en 1671 porque su orden de mariscos llegó demasiado tarde a la cocina y no pudo soportar la vergüenza de atrasarse con la cena. Su cadáver fue descubierto por un ayudante, que había sido enviado para avisarle la llegada de los insumos.

4. En 1799, Constantino Hangerli, Príncipe de Wallachia, una región medieval de Rumania, fue arrestado por un soldado otomano que lo estranguló, disparó, apuñaló y finalmente decapitó en una rápida seguidilla.

5. Allan Pinkerton, un famoso espía y detective estadounidense, murió en 1884 de gangrena. La enfermedad fatal fue resultado de una caída en la vereda, en la que se mordió la lengua.

6. Jack Daniel, el fundador de la destilería radicada en Tennessee, que fabrica el famoso whisky que lleva su nombre, murió en 1911 de contaminación por bacterias en la sangre, seis años después de haberse lastimado un dedo del pie por patear su caja fuerte al olvidarse la combinación.

7. En 1916, Grigori Rasputin, el influyente monje ruso, murió ahogado, atrapado bajo el hielo. Aunque todavía existen discusiones sobre las causas de su muerte, supuestamente fue sumergido en el agua a través de un agujero en el hielo, luego de haber sido envenenado, castrado y herido varias veces en la cabeza, los pulmones y el hígado.

8. En 1941, el escritor norteamericano Sherwood Anderson se tragó un escarbadientes en una fiesta y posteriormente murió de peritonitis.

9. Christine Chubbuck, una periodista estadounidense se suicidó durante una transmisión en vivo el 15 de julio de 1974. Ocho minutos después de que comenzara su programa, sacó un revolver y se disparó en la cabeza.

10. El mas reciente de los casos, en 2006 el conocido “cazador de cocodrilos”, Steve Irwin, murió al ser picado por una raya en el corazón, mientras filmaba escenas para su programa en su Australia natal.

Vía | La Caimana

6 comentarios:

Anónimo dijo...

ke patetico suena k te recuerden por como te has muerto.

kazumy dijo...

Yo no diría patético sino más bien curioso, aunque espero que no me pase nada parecido.

Akiranuse dijo...

Kazumy, no digas esas cosas...

Misaoshi dijo...

No hay nada como la muerte de:

"En Francia, Jacques LeFevrier quiso asegurar bien la manera de suicidarse. Se fue a la cima de un acantilado y se ató un nudo alrededor del cuello con una soga. Anudó la otra extremidad de la soga a una roca grande. Bebió veneno y se incendió la ropa. Hasta trató de dispararse al último momento.
Todo esto para querer morir, pues ese era su deseo. Saltó del precipicio y en el mismo momento que caia se disparó. La bala, que no lo tocó, fortuitamente cortó la soga sobre él. Libre de la amenaza de ahorcarse, cayó al mar.
El repentino zambullido en el agua extinguió las llamas y le hizo vomitar el veneno.
Un pescador que pasaba por ahi lo sacó del agua y lo llevó a un hospital, donde murió… de hipotermia."


Que te recuerden eso sí que ha de ser vergonzoso... claro que da igual porque YA ESTÁS MUERTO

Saludos :)

Akiranuse dijo...

Joder Misaoshi , a eso se le llama ser meticuloso. La verdad es que no conocía la historia esa.

Gracias por tu aporte.

Geli dijo...

Pues menos mal que murió el pobre hombre, porque menudo cachondeito tendrían con él si llega a sobrevivir. ¡Menuda muerte más absurda!