sábado, 23 de enero de 2010

El termo del Titanic

Akiranuse Imagen

La historia es muy intensa , por la tanto decidí copiar el relato sin ninguna modificación espero que les guste.

Por un simple termo de leche, un hombre acabo perdiendo la vida. Aunque la historia… va mucho mas allá. Y es que de esta manera un padre de familia perdió la vida en el Titanic, cuando al poner a su esposa e hijas a salvo, corrió por un termo de leche caliente para sus hijas y perdió la oportunidad de salvar su vida, mientras la esposa y los niños cantaban canciones para ahogar los gritos desesperados de aquellos que perecían en el mar, el hombre apenas logró lanzar el termo de leche que mantendría calientes a sus pequeñas, y ver como dos hombres se adueñaban de su lugar en el bote salvavidas.

Los últimos estudios han revelado este dato, la valentía de Arthur West, que ayudo a su esposa Ada (en la foto al lado derecho) y a sus hijas Constance y Barbara, que se encontraban en un bote salvavidas, a sobrevivir hasta que llegase la ayuda. El estaba allí con ellas, pero viendo que en el horizonte solo se veía mar, tomo la decisión de su vida.

No dudo en saltar del bote y correr hasta su camarote, para recoger un termo de leche caliente para ellas. Al regresar al bote, ya estaba repleto, y únicamente pudo alcanzarles el termo… para luego morir sumergido bajo las frías aguas del océano.

Se da la circunstancia de que el lugar del señor West fue ocupado por dos hombres extranjeros vestidos con faldas de mujer. De esta manera consiguieron ocupar el hueco que no les estaba reservado. Este acto de cobardía acaba de conocerse 97 años después del suceso, después de que un archivo de objetos de la familia se hiciese publico por vez primera.

Ada West conservo toda su vida el termo que salvo a sus niñas, junto a una carta escrita por su marido cuatro días antes del suceso, ya a bordo del Titanic. En esa carta comentaba lo maravilloso del viaje, y esperaba tener un viaje tranquilo, hasta el final de sus vacaciones.

Las pequeñas Constance y Barbara, de cinco años y diez meses de edad, regresaron con su madre a Gran Bretaña y durante su vida apenas hablaron del suceso (sobre todo Barbara… porque al ser tan pequeña solo se entero por lo que le conto su familia). Barbara fue la ultima superviviente del Titanic que nos dejo, a los 96 años, en el año 2007.

Ada West murio en 1953 a los 74 años de edad, y Constance lo hizo diez años después, en 1963, con apenas 56 años. En la Catedral de Truro hay una placa en memoria y en honor a Edwy Arthur West, cuyo cuerpo jamás fue recuperado de las aguas…

 

Via: Noticias Interesantes

0 comentarios: