domingo, 7 de febrero de 2010

El Planeta X y los Sumerios

image

El misterio de los Sumerios y Nibiru (el Planeta X)

El Planeta X es conocido con varios nombres: Marduk, Nibiru, Barnard 1, Hercólobus (del cual ya hablé en otra entrada anterior) , en el Apocalipsis le llaman Ajenjo, otros como el Planeta Frío o Planeta Rojo, etc., que destruirá la tierra. Nibiru es el planeta de nuestros creadores y nuestros amos. Creadores de Adán y Eva. En el libro de Zecharia Sitchin, El Doceavo Planeta, se presenta al planeta Nibiru o Marduk como un cuerpo celeste que forma parte de nuestro sistema solar. Este enorme planeta se acercaría a la Tierra cada 3,600 años. Sus habitantes, los Anunaki nos visitarían cuando están más próximos en su órbita a la Tierra para saquear nuestros minerales, metales y el oro. Sitchin expone que la raza humana nace como consecuencia de la manipulación genética de los monos por parte de los Anunaki.

image 

Los homo sapiens fueron creados como una raza esclava para servir a los Anunakis. El hombre es producto de la intervención en la Tierra de una raza extraterrestre. Según Sitchin, el planeta Marduk colisionó y destruyó el planeta Tiamat que antes orbitaba nuestro sistema solar entre Marte y Júpiter. Los fragmentos de este planeta son los que ahora formarían la banda de asteroides. Como se puede observar, toda la historia no es más que una alucinación del autor presentada como una obra científica, lo que la hace peligrosa porque es creída por muchos

Zecharia Sitchin sostiene la teoría de que los antiguos sumerios conocían la existencia de todos los planetas del Sistema Solar, desde Mercurio a Plutón, éste último descubierto a principios del siglo XX. Y la presencia de un planeta más, con una órbita alrededor del Sol gigantesca (cada 3.600 años), del cual procedían los "nefilim", los dioses de su panteón y que en sus principios fueron el génesis de la vida sobre la Tierra y la causa de la rápida evolución del hombre en nuestro mundo mediante intervención genética.

image Lo primero es lógico, porque los sumerios estaban en contacto con extraterrestres. Lo segundo y lo tercero, en cambio, son un total disparate, primero porque el planeta Nibiru no existe, y segundo, porque el hombre evolucionó en razón de los espíritus elevados que encarnaron en los organismos humanos. Los extraterrestres no tuvieron nada que ver con la genética del hombre. Los espíritus, por otra parte, tanto de los extraterrestres como de los humanos, fueron creados por los elohim (los llamados "dioses menores"), que son entidades del 8º nivel espiritual, y por supuesto según instrucciones del propio Absoluto.

Para los sumerios, al igual que para otros muchos pueblos de la antigüedad, sus dioses fueron seres de carne y hueso que un día habitaron entre ellos y de los que aprendieron numerosas actividades y normas de convivencia. Ésta es una constante fija e invariable que se repite sin cesar a lo largo de todas las antiguas culturas del mundo. Y es obvio, porque sus "dioses" no eran más que extraterrestres, es decir, espíritus encarnados como nosotros, pero en otros planetas, y que lograron la teconología necesaria para fabricar naves espaciales y llegar hasta aquí...

 

Fuente: Grupo Elron

0 comentarios: