domingo, 5 de septiembre de 2010

¿ De qué está hecha la Piedra Negra de la Meca?

image

¿De dónde procede la Piedra Negra que se venera en La Meca, el centro espiritual del Islam? ¿Quién construyó el edificio que la alberga y a quiénes estaba dedicado el recinto antes de la llegada de Mahoma? A lo largo de la historia, y hasta tiempos bien recientes, se han adorado otras rocas en lugares tan distantes y distintos como Siria, Roma, India, Texas o Uganda.

La llamada a la oración estremece los corazones de más de 1.500 de millones de musulmanes que, a lo largo y ancho del planeta, se postran cinco veces al día dirigiendo su energía a un único lugar: La Meca, la ciudad santa más importante del Islam. Situada en la región del Hiyaz, al oeste de la península arábiga, en un estrecho valle a 80 kilómetros del Mar Rojo y a 277 metros sobre el nivel del mar, muchos musulmanes creen que fue construida por el propio Adán tras su expulsión del Paraíso por orden de Alá, y destruida después por el Diluvio Universal. Sin embargo, otras tradiciones aseguran que fue salvada por los ángeles.

El lugar caería en el olvido hasta los días de Ismael y Abraham, hace unos 4.000 años, cuando este último abandonó en el desierto a su esclava Agar y al hijo de ambos, Ismael. Menos mal que Dios velaba por ellos y, justo cuando estaban a punto de fallecer de sed, un ángel se les apareció para decirles que golpearan el suelo con el pie. Nada más hacerlo, comenzó a brotar agua hasta formar un pozo, conocido desde entonces con el nombre de Zamzam. Alrededor del mismo se fueron instalando, junto a la madre y el hijo, otras gentes del desierto atraídas por las cristalinas aguas del pozo. Nació así un asentamiento que, con el tiempo, acabaría convirtiéndose en punto de encuentro de millones de peregrinos.

Al parecer, Abraham reconsideró su injusta postura o, tal vez, como trashumante que era, necesitaba el pozo para abrevar a sus rebaños y volvió a retomar el contacto con Ismael. A instancias de Dios comenzaron a construir allí un centro de adoración que fuera, además, un lugar de peregrinación. Después de que Abraham terminara de erigir la Kaaba, el famoso edificio en forma de cubo, aún faltaba una última piedra para completarla, así que le pidió a Ismael que le consiguiera una. Tras buscar infructuosamente por el desierto, regresó para decirle que no había encontrado ninguna; pero descubrió con sorpresa que su padre ya la había colocado. Al preguntarle dónde la había obtenido, éste le respondió: «El Ángel Gabriel me la trajo del Paraíso». Y fue así, según cuenta la tradición musulmana, cómo se completó la construcción de la Kaaba con la famosa «piedra negra», conservada actualmente en la esquina sur de la edificación sagrada.

Sin embargo aun hoy en día continúa siendo casi un misterio la composición de la piedra negra, un bloque de unos 30 cms. de diámetro empotrado en la esquina oriental del edificio cúbico. La piedra está prohibido analizarla pero podría ser un meteorito compuesto principalmente de basalto , roca de origen volcánico. La Piedra Negra estalló en tiempos premusulmanes debido al calor de un incendio en el año 683. Los fragmentos están engastados en un marco de plata.

Fuentes: Año Cero y Muy Interesante.