miércoles, 2 de marzo de 2011

Alguien bajo la cama

image

La imaginación es el peor de los enemigos de cualquier persona , ya sea niño , niña , pequeño ó adulto. Siempre se puede hacer frente a cualquier cosa por muy mala que sea pero cuando el miedo interior alimentado por nuestra imaginación se ponen en funcionamiento , echará atrás al más valiente. Es por esto que la siguiente historia aunque ficticia me hace recordar las veces que de pequeño tenía que mirar debajo de la cama alimentado por el miedo que me hacían pasar las películas de terror de la época (años 80) . Ese miedo jamás desaparece , cuando nos hacemos adultos sigue ahí , latente , dormido , como un volcán que espera el momento justo para hacer un daño mayor sobre nosotros , cuando menos lo esperamos y sin previo aviso.

Así que sin más preámbulo , lee la historia pero no olvides jamás que bajo tu cama puede haber algo maligno y en la oscuridad puedes abrir los ojos y ver con total claridad y casi entre sueños ojos malignos y brillantes observándote , estudiando cada uno de tus movimientos, descubriendo tus mayores temores para atacarte.

TERROR BAJO LA CAMA

La citada historia le sucedió a una niña de 9 años, hija única de padres de gran influencia en la política local; esta niña tenía todo lo que hubiese querido y deseado una niña normal, con buena educación, pero con una soledad incomparable. Sus padres solían salir a fiestas de caridad y reuniones del ámbito político, y la dejaban sola.

Todo cambió cuando le compraron un cachorro de raza grande para que cuidase a la niña cuando creciera, pasaron los años y la niña y el perro se volvieron inseparables. Una noche como cualquier otra los padres fueron a despedirse de la niña; el perro, ya acostumbrado a dormir con la niña, se tumbaba bajo de la cama.

Los padres se fueron y pronto la niña se sumió en un sueño profundo, aproximadamente a las 2:30 de la madrugada, un fuerte ruido la despertó, eran como rasguños leves y luego más fuertes. Entonces, temerosa, bajó la mano para que el perro la lamiese (era como un código entre ella y el perro) al sentir su lengua en la mano se tranquilizó y durmió otra vez.
Cuando se despertó por la mañana descubrió algo espantoso: En el espejo del tocador había algo escrito con letras rojas. Cuando se acercó, vio que era un rastro de sangre que decía así:

"NO SÓLO LOS PERROS LAMEN"

Entonces dio un grito de terror al ver a su perro desangrado en el suelo de su habitación.
Se dice que cuando los padres la encontraron ella no decía otra cosa más que:

"¿Quién me lamió?" y decía el nombre de su perro, se volvió loca y hasta la fecha está en un manicomio y sus padres, tratando de olvidar lo que hallaron en el cuarto y a su hija, se fueron al extranjero.

La incógnita más grande es: según los que fueron a investigar al cuarto de la niña, el perro ya estaba muerto, desangrado en el suelo, desde hace horas. ¿Quién le lamió la mano a la niña debajo de la cama?

0 comentarios: